Aquí escribiré sobre mi pasión, la Fórmula1.
Quién sabe si con un poco de su magia pueda conseguir mi meta...¡Que lo disfrutéis!

2 días en...un Gran Premio de Fórmula 1. Parte 1

No, no soy la chica de Cuatro que se pasa 21 días en los sitios más inhóspitos, excitantes o peculiares del planeta. Sin embargo, yo también pasé dos días en uno de los sitios más inhóspitos, excitantes y peculiares del planeta: un Gran Premio de Fórmula 1, concretamente en el GP de España. Y he de reconocer que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. ¿Queréis saber como lo viví? ¡Seguidme!


SÁBADO:
07.00 h. Salida del aeropuerto de Málaga con destino a Barcelona. ¡Comienza la aventura! He de decir que a pesar del madrugón, mi madre, acompañante VIP, estaba hecha un flan...¡Que le vamos hacer si la mujer tiene miedo a los aviones!

Llegada al aeropuerto de Barcelona:
Siempre he dicho que a las personas peculiares, le pasan cosas igualmente peculiares. Pues ahí estábamos mi madre y yo, ataviadas con nuestras camisetas de Fernando Alonso y Ferrari, cuando al bajar del avión un grupo de 20 chicos semidesnudos (por obviar a uno de ellos que iba en tanga) nos cojen por banda y empiezan a corear al unísono "Aloooooooooooonso Aloooooooooooonso". Si algún día esas fotos circulan por la red, espero encontrarlas. Créedme , seguro que son dignas de ver.
Finalmente, logramos salir y encontrarnos con nuestros amigos y excelentes anfitriones durante todo el fin de semana, Carlos y Merce.
Tras una parada rápida por casa, nos dirigimos al circuito para ver la Clasificación ¡Que nervios!



Al llegar y después pasar los rápidos controles, Sandra, mi madre, Merce y yo nos hicimos la foto de rigor a la entrada del circuito.
No se si el hecho de que 4 mujeres fuesen solas a un deporte como la F1 fué lo que llamo la atención pues hasta un televisión nos grabó.

No exagero cuando digo que la atmósfera conforme te vas acercando al circuito te envuelve de lleno. La sensación de nerviosismo, de ilusión, el olor a goma, el sonido de los motores de otras categorías, la gente...Lo quería vivir todo, quería observar a los aficionados (incluso a los de Mclaren),quería cotillear los rincones del circuito, quería ir a las tiendas (bueno en realidad no quería, demasiada tentación). Para mi madre (se llama Marisol, para quién le interese) y para mi era nuestra primera vez pero nuestras amigas ya eran unas expertas y sabían de la importancia de ubicar los asientos, por lo que nos dirigimos a nuestros respectivos asientos. Y de camino...


...decidimos pasear por la Avenida de los Campeones, donde puedes ver homenajes a distintos personajes míticos del motor. No podíamos dejar pasar la oportunidad de fotografiarnos junto a la dedicada a Senna.
Tengo que confesar que tengo mi lado "chulita" e iba dispuesta a NO usar tapones pues queria disfrutar al máximo hasta del último sonido de los motores. Claro, en los entrenamientos de Jerez, que pasa un coche de pascuas a ramos, puedes jactarte de no usarlos, pero una vez estás en un GP...¡gracias a Dios que Merce llevaba tapones para todas! Pensaba que me iba a volver loca. Además, teníamos la suerte de estar muy cerquita de los coches y para más inri estábamos en la recta de meta. Os juro que el suelo vibraba cuando se acercaban los monoplazas.

Dicho esto, solo quedaba esperar a que empezase lo bueno...

Cuando estábamos sentadas, tanto mi madre como yo, no podíamos creer que finalmente estábamos ahí.

Ni si quiera charlábamos. Permanecíamos en silencio observando los garajes, paseando por la tribuna principal, sonriendo, señalando. Hasta que empezó la Q1, la Q2 y ya si, en la Q3, con los nervios a flor de piel, comenzamos a animar a Fernando, a ondear la bandera de Asturias. Parece mentira, pero una vez que estás en un Gran Premio estás tan excitada que (por lo menos el sábado) el resultado de la clasificación es anecdótico.




Cuando terminó la clasificación, nos comimos unos poco apetecibles a la par que salvadores perritos calientes dentro del circuito.
Terminamos exhaustas la verdad. Tanta tensión y el cansancio del madrugón nos pasó factura y después de una buena ducha, un paseo y la cena, dormíamos como angelitos a sabiendas que lo mejor llegaría al día siguiente...



CONTINUARÁ

2 comentarios:

silf1 dijo...

Holaa! que buenoo debe ser ir a un GP de formula 1.. a mi tambien me encanta, y nunca pierdo el sueño de poder estar algun dia en un circuito..

bueno, esta carrera del gp de españa no fue la mejor, pues pasó de todo ¬¬ pero en las buenas y en las malas hay qeu estar con nuestros pilotos.. saludos!

Carlos García-Alcañiz Mena dijo...

qué envidia, de verdad. Yo todavía no he ido a ver ninguna carrera automovilística y me muero de las ganas! todo se andará, espero.
Un besote, Desi, y me alegra verte escribiendo en tu blog ;-)

Compañeros de Box: